jueves, noviembre 08, 2007

Devoción Filial



A bordo del vuelo 2863, Noviembre 8 de 2007
Genial Pater:
A mi tampoco me gustan las despedidas. Tienen ese innecesario sabor amargo. Me quedo con vos, con esas imágenes tan nítidas como vivaces. Esas que nos regalaste durante muchas décadas.

Mas que quedarme con la imagen del amigo del Che, elijo otra postal. Esa de la fina sensibilidad por el género humano, puesta de manifiesto con cuanto ser cruzase tu camino: caddies, ajedrecistas, mozos, o quien fuere.

Quizá en este momento [el del despegue del vuelo], me sienta mas cerca tuyo, con la proa hacia el cielo, pero seguramente mas lejos de Dios que vos. Probablemente ahora puedas confirmar el boludismo de Yuri Gagarin, y puedas reafirmar la existencia del Todopoderoso.

Viejo querido, ¿con quién compartiré ahora esos libros tan exóticos/excéntricos como los de Laiseca, César Aira o el mas reciente de Joseph Kesselring [Arsénico y Encaje antiguo]? Tendré que crecer, y acelerar mi [aún verde] maduración literaria.
Aunque seguramente tendrás recompensas varias, tal como encontrarte con seres queridos que te precedieron en esta vida. En particular buscalo a Stanko Jerebic, el crucigramista esloveno, y contale el flor de bolinki que dejó acá en la tierra [entre los lectores de La Nación], al privarnos de sus entretenimientos: criptogramas, sopa de letras, diez preguntas para un felicitado y las fugas de vocales, reconstrucciones y epéntesis, aféresis y apócopes.

Tan solo nos resta poner a prueba nuestra fe, y saber que estarás bien, aunque no podamos verte, aunque si intuirte y sentir tu presencia. Qué imaginación nos exigís Viejo!
Si, el que quiere celeste que le cueste.
Mas, el esfuerzo, bien vale la pena. "Así es, Chiquito, Chiquito [Chiquito y huevón]".

Por suerte me puse en las manos de la gente de Aerolíneas, y cada uno puso su granito, como para poder acompañar, en medio de esta semi-orfandad, algo desencajados.
Gracias a Luisito Pescetti, con " El Ciudadano de mis zapatos", esa genial novela compartida entre varios [te acordas Viejo?], pude imaginar que se siente con esta vaina del "destete paterno". Situación prevista desde la lógica aristotélica, y esquivada desde la dimensión humana.
Allí Pescetti relata como mucha gente ayudó para que llegase a tiempo de despedir a su Padre y darle el último adiós. Escena que siempre me pareció fuerte y lejana.
Y aquí estamos, transitándola .. Tratando de ser mejores hijos, mejores padres, mejores personas. Y ponerle el pecho a las balas. En las buenas, y en las malas.

Se me estruja el corazón Viejo, como buen "boruccio". Aún me resisto al resultado de ese match play jugado a 78 años, donde perdiste uno abajo en el hoyo final. Que jugador Viejo! Con esos hierros con vara de aluminio de la década del 70' y con el infaltable putt de hoja.
Aún así diste una lección formidable.
Que linda partida! y cuántas ganas de disfrutar la cancha [y el juego] hasta el último momento. Y pese al resultado, nos tomamos una copa de contrabando en el hoyo 19, y le pediste a Dieguito, "anotamela en la cuenta". Si hasta pagaste el trago de ese temible, "endiablado" [e ineludible] rival, a quien todos habremos de enfrentar. Mas tarde unos, mas temprano otros, todos llegaremos a la partida final. Unos darán walk-over, y otros disfrutarán el match.
Pero, pocos, muy pocos brindarán. Ya que los buenos deportistas no abundan, menos los golfistas en un sentido cabal.
"Y esh ashí Don Carlos ..", tal como nos diría Ismael Arcángel. Queda poca hoja Viejo. Nos dejaste nada y todo al mismo tiempo. Cero peso [y cero deuda], pero nos enseñaste el disfrute de la vida. La magia de las pequeñas cosas: un café en el Patio Bullrich, en Dara, o en el hall de la estación Retiro [desde donde tecleo este homenaje], o un almuerzo en la Barra, o en el boliche de Uriburu [entre la Avenida de los Chabangos, vulgo Las Heras y Josecito Andrés Pacheco de Melo], frente a lo de las Tías.

Te abrazo fuerte, y te digo Hasta Siempre.
Te quiere, con devoción filial, Kikillo

5 comentarios:

cima dijo...

Kikillo,
estoy con vos mas que nunca...
un abrazo

Anónimo dijo...

y bueno... la vida misma tranistandonos, una vida profunda junto a ese padre tan intenso...no pocos pueden, con la conmoción como compañera, dar a conocer de esta manera la devoción filial a quienes de alguna manera cruzan el camino con figueroa hijo.
Un abrazo de la gente del CPIE en este especial momento.

Anónimo dijo...

Querido Quique, un fuerte abrazo.
Alejandro G Calderon

Anónimo dijo...

Hay Quique !!, ejuagandome las lagrimas que se me escapan por la emocion fuerte e inesperada de la partida , del hueco entre tus manos, a la distancia te reiteramos todo nuestro cariño. Alejandro te abraza en su silencio y yo desde estas humildes palabras.
Sasaroli-Lili-
B.Aires

Anónimo dijo...

Ud. reproduce esa admiracion filial hacia los corazones fraternos del amigo que se elije.
Enjuago una lagrima por su perdida.